Pseint Algoritmos – Pseudocódigos en Fedora 20

PSeInt es una herramienta para asistir a un estudiante en sus primeros pasos en programación.
Mediante un simple e intuitivo pseudolenguaje en español, le permite centrar su atención en los
conceptos fundamentales de la algoritmia computacional, minimizando las dificultades propias de un
lenguaje y proporcionando un entorno de trabajo con numerosas ayudas y recursos didácticos.
Si usas fedora y deseas instalar Pseint en su computador realizamos el siguiente procedimiento:
1. Ingresar a la siguiente dirección web:
http://pseint.sourceforge.net/

Imagen

2. Hacer clic en el botón Descargas y seleccionar el paquete para sus sistema operativo.

Imagen

3. Al hacer clic sobre Paquete para GNU/Linux se obtiene la siguiente imagen (para nuestro caso se ha usado Fedora Linux 19 de 64 bits). Luego pulsar sobre el botón OK para realizar la
descarga.

Imagen

4. Una vez descargado ingresar al terminal e iniciar sesión como usuario Root y aplicar el
siguiente comando para instalar una libreria de funciones para la manipulación de archivos de
formato de imagen PNG.
#yum install libpng12.so.*

Imagen

5. Descomprimir de manera gráfica o por consola el fichero descargado.

Imagen

6. ingresar al directorio extraído y ejecutar el fichero llamado wxPSeint.

Imagen

7. Probar el funcionamiento del programa.

Imagen

Anuncios

Formateando una Memoria Usb en Fedora Linux V. 15 – 20

Para formatear una memoria USB mediante uso de la consola en Fedora (Versiones 15, 16, 17, 18, 19 y 20)
es necesario realizar los siguientes pasos:
1. Iniciar sesión como root en el terminal.
#su –
2. Escribir el siguiente comando para ver el dispositivo USB conectado al equipo.
#df -h

Imagen

En la línea seleccionada con fondo negro se puede ver el tamaño y el espacio usado;
3. Desmontar el dispositivo mediante la siguiente orden:
#umount /dev/sdb1

Imagen

4. Dar la orden para formatear con el siguiente comando:
#mkfs.vfat -n Bernardo /dev/sdb1

Imagen

5. Luego montar el dispositivo con el comando:
#mount -a
6. Probar el funcionamiento.

Imagen

Minutos en la primera escuela de Luteria en Huaro Cusco

Huaro un pequeño pueblo muy a acogedor a 5 minutos de Urcos y a una hora de la ciudad del Cusco, gracias a la invitación de mi amigo Alex Oviedo, quien por cierto me trataron muy en compañia de toda su familia; después de una comida estupenda de la zona fuimos a dar un paseo por las calles muy tranquilas y silenciosas de Huaro una localidad donde reyna la paz, el aire limpio, con mucha vegetación, flores bien cultivadas en su pequeño parque y una iglesia de la epoca colonial muy enorme llena de mucha historia, mucha pintura, increible el trabajo basado en la pintura que llama bastante la atención desde el momento que ingresas a la Iglesia.

Después de observar los alredores del parque, la iglesia, el paisaje y otros, observamos una casa transformada en aula y que habian clases en ella, se trataba de la primera escuela piloto de Luteria en el Perú y la única patrocinado por el Tenor Juan Diego Flores, era la primera vez que escuchaba el término Luteria, preguntamos si era posible ingresar y nos invitaron a pasar; Miguel Angel Caceres un joven amente de la madera estaba a cargo del grupo; nos pusimos a conversar un poco y en seguida con mucha confianza compartio sus trabajos hasta ahora realizados, tenian muy claro que querian hacer, habían chicos que ya mostraban habilidades y destrezas en el manejo de la madera. Los chicos estan construyendo cada uno una guitarra y estaban proponiendo terminarlas en marzo; observamos y observamos más trabajos Miguel Angel no paraba de contarnos muy contento su labor y otras labores que aparte del curso realiza con la madera; pero lo que más me impresionó es ese gran enfasis y entusiasmo que le dá al hablar sobre el arte en madera, un tipo muy obsesionado por sus trabajos y en verdad eso me agradó mucho y se notaba que ya habían pequeños logros.

Después de casi una hora; nos despedimos de Miguel Angel y sus chicos, le comente escribir sobre ese acontecimiento y ello ahora me motiva hacer estas líneas que en ese día tenía mucho más información que ahora ya no recuerdo demasiado, menos mal las imagenes fotográficas ayudan a recordar.

Fue una tarde muy agradable en Huaro; me fui con muchos recuerdos de la Familia Oviedo y una población muy tranquila que si me pidieran elegir donde vivir, sin duda escogería este lugar.

ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen